La sexualidad forma parte de lo que somos. Por lo tanto, tiene que ver con nuestro cuerpo, nuestras emociones y pensamientos. Si bien se asocia con el sexo, es algo mucho más amplio. Está relacionado con las actitudes, con cómo nos expresamos y vestimos, con nuestras fantasías y creencias; y con la forma en que nos vinculamos con los demás. Es decir, forma parte de nuestra identidad como un todo, por eso decimos que es integral. Elegir cómo queremos vivirla, es nuestro derecho.

La sexualidad también es un aprendizaje. Cuanto más sabemos y nos conocemos, más libertad tenemos para disfrutar, cuidarnos y decidir qué queremos. Informarnos y descubrir qué nos gusta es clave para vivir con placer, responsabilidad y respeto hacia uno mismo y hacia las otras personas.

Las relaciones sexuales pueden ser muy placenteras, siempre que sean elegidas y se den en un marco de respeto y cuidado. No existen razones para que vivamos la sexualidad con miedo. Si elegimos tener relaciones sexuales con penetración pene-vagina y no estamos buscando un embarazo, la única forma de evitarlo es usando un método anticonceptivo. Además, para evitar la transmisión de infecciones es recomendable usar siempre preservativo o campo de látex. En este espacio te contamos las distintas opciones que existen para cuidarte. Informate, consultá con profesionales y elegí la mejor para vos.

MÉTODOS ANTICONCEPTIVOS

¿Querés saber más sobre métodos anticonceptivos? Hacé click aquí

INFECCIONES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) pueden transmitirse de una persona a otra durante las relaciones sexuales. Podemos contraerlas estemos o no en pareja, independientemente de nuestra identidad de género, orientación sexual, aspecto físico y/o nivel socioeconómico. Incluso desde la primera relación sexual. Las ITS más frecuentes son la sífilis, gonorrea, clamidia, herpes, hepatitis B y C, VIH y VPH. Son tratables y curables en la mayoría de los casos.
Se pueden prevenir usando preservativo y campo de látex ¡USALOS SIEMPRE!