La sexualidad forma parte de lo que somos. Por lo tanto, tiene que ver con nuestro cuerpo, nuestras emociones y pensamientos. Si bien se asocia con el sexo, es algo mucho más amplio. Está relacionado con las actitudes, con cómo nos expresamos y vestimos, con nuestras fantasías y creencias; y con la forma en que nos vinculamos con los demás. Es decir, forma parte de nuestra identidad como un todo, por eso decimos que es integral. Elegir cómo queremos vivirla, es nuestro derecho.

La sexualidad también es un aprendizaje. Cuanto más sabemos y nos conocemos, más libertad tenemos para disfrutar, cuidarnos y decidir qué queremos. Informarnos y descubrir qué nos gusta es clave para vivir con placer, responsabilidad y respeto hacia uno mismo y hacia las otras personas.

Desde la infancia tomamos decisiones sobre nuestra sexualidad. Pero a medida que crecemos aparecen nuevas preguntas: ¿Hay una edad ideal para empezar a tener relaciones sexuales? ¿Qué significa el consentimiento en temas de sexo? ¿Cómo podemos cuidarnos de un embarazo o de las infecciones de transmisión sexual? Decidir es algo muy importante en nuestra sexualidad ¡y la de los demás! La mejor manera de tomar decisiones es respetando nuestros deseos y conociendo nuestros derechos.

Tenés derecho a:

+ Disfrutar de una vida sexual saludable y placentera, sin coacción ni violencia.

+ Vivir la orientación sexual y la identidad de género libremente y sin sufrir discriminación ni violencia.

+ Elegir tener o no hijas e hijos, cuándo, cómo y con quién tenerlos.

+ Recibir atención en salud sexual y salud reproductiva de forma gratuita.

+ Obtener información y orientación accesible y clara.

+ Elegir el método anticonceptivo que más se adapte a tus necesidades, criterios y convicciones.

+ Acceder a los métodos anticonceptivos de forma totalmente gratuita en hospitales, centros de salud, obras sociales y prepagas.

+ La preservación de la intimidad y la no discriminación en la atención a la salud sexual y salud reproductiva.

Consentimiento

Antes de una relación sexual, tenemos que saber si la otra persona quiere o no. Es importante ser sinceros con el otro sobre lo que nos gusta hacer y lo que no. Y respetar siempre lo que el otro desea.

si-es-si

Consentir es decir sí, se da con sinceridad y en forma directa cada vez que se desea tener relaciones y también una vez comenzada la relación sexual. Que hayan dicho que sí una vez, no significa que siempre va a ser así; y que hayan dicho que sí al principio no significa que deban sostenerlo hasta el final si es que no lo desean.

no-es-no

Si te presionan, te amenazan, si no estás seguro o segura, si la persona con la que estás se muestra asustada o tiene dudas, si está dormida o bajo el efecto de alguna sustancia, siempre es un no.
Cuando la relación sexual se da sin consentimiento se trata de una agresión sexual o violación.

Interrupción Legal del Embarazo

En su fallo “F., A. L. s/medida autosatisfactiva”, de marzo de 2012, la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), en su carácter de último interprete de todo el sistema normativo del país, estableció que quien se encuentre en las condiciones descriptas en el art. 86 inc. 2 del Código Penal “[…] no puede ni debe ser obligada a solicitar una autorización judicial para interrumpir su embarazo, toda vez que la ley no lo manda, como tampoco puede ni debe ser privada del derecho que le asiste a la interrupción del mismo ya que ello, lejos de estar prohibido, está permitido y no resulta punible” (CSJN, 2012: considerando 21). De esta forma, en la Argentina toda mujer, niña, adolescente y, en general, toda persona con capacidad de gestar, tiene derecho a solicitar una interrupción legal del embarazo que cursa según los mismos estándares de calidad que el resto de los servicios de salud, cuando:

+ El embarazo pone en riesgo su vida.

+ El embarazo representa un peligro para su salud física, psíquica y/o social.

+ El embarazo proviene de una violación (una relación no consentida o bajo presión, incluso dentro de un noviazgo o matrimonio).

La ILE debe ser solicitada y realizada en un servicio de salud, sin intervención judicial o policial, ya que esto implica la vulneración del derecho a la privacidad y confidencialidad.

En estas situaciones es un deber de todos los servicios de salud (públicos, privados y de obras sociales) garantizar rapidez en la atención y en el procedimiento de interrupción del embarazo y confidencialidad y privacidad.

En caso de violación, el único requisito es realizar una declaración jurada donde se afirma que ese embarazo es producto de una violación.

Podés consultar al 0800-222-3444 línea salud sexual, de lunes a viernes 9 a 21 hs. Sábados, domingos y feriados: 9 a 18 hs. La consulta es confidencial y gratuita, desde teléfonos fijos.

CUANDO LA RELACIÓN SEXUAL SE DA SIN CONSENTIMIENTO, SE TRATA DE UNA AGRESIÓN SEXUAL O VIOLACIÓN.