¿Qué es la violencia de género?

La violencia de género es una conducta aprendida, basada en una relación desigual de poder y producto de una educación diferenciada respecto de lo que es femenino y masculino, que afecta a las mujeres, lesbianas, travestis y trans por el sólo hecho de serlo. Como consecuencia produce daño físico, sexual, psicológico, patrimonial, económico y simbólico.

La violencia puede producirse en cualquier espacio: la casa, la calle, la escuela o el trabajo. Se presenta de diferentes maneras, desde modos más silenciosos como la descalificación o el control, hasta formas extremas como la trata de personas y el femicidio.

Signos de violencia:

tipos-de-violencia-01

Física

 Te empuja
 Te tira del pelo
 Te arroja objetos
 Te golpea

tipos-de-violencia-02

Psicológica

 Te cela
 Te controla
 Te insulta
 Te ignora
 Te hace sentir inferior
 Te aisla
 Te acosa

tipos-de-violencia-04

Sexual

 Se niega a usar preservativo
 Te exige hacer cosas que no queres
 Te fuerza a tener sexo
 Comparte y difunde fotos o videos íntimos

tipos-de-violencia-03

Económica

 No te deja disponer de tu dinero
 Te saca o rompe tus cosas
Te impide estudiar o trabajar

También existe la violencia simbólica que se ejerce en todos los ámbitos de la vida cotidiana a través de mensajes, valores, íconos o signos que reproducen la desigualdad y la discriminación. Cuando estos se transmiten a través de los medios de comunicación, la denominamos “violencia mediática”. Algunos ejemplos pueden ser: que se muestre a la mujer sólo como un objeto de deseo, que aparezca en publicidades como responsable de las tareas de limpieza en el hogar o la crianza o que se la discrimine en el lenguaje, por ejemplo al decir “la evolución del hombre” para hablar de “la evolución de varones y mujeres”.

¿Cómo te das cuenta si estás en una relación violenta?

Te ridiculiza, te hace sentir torpe e inútil.
 Te critica cómo te vestís, te revisa el celular y tus redes sociales para saber dónde y con quién estás en todo momento.
 Te impide hacer actividades que te gustan y te obliga a hacer otras que no querés.
 Critica e insulta con frecuencia a tus amistades o familiares.
Te ignora, no contesta tus mensajes o no presta atención cuando hablás.
 Frente a los demás cuestiona lo que decís, revela temas íntimos y se burla de cómo pensás.
 Te inventa apodos que no te gustan y te nombra así aún cuando le pedís que no lo haga.
Te boicotea tus salidas, reuniones o cumpleaños.
 Dejaste de hacer cosas o de juntarte con algunas personas porque no le gustan.
Te amenaza con dejarte o incluso con suicidarse, para lograr lo que quiere de vos.
 Te dan miedo sus miradas o gestos.
 Te presiona para tener sexo y no acepta un no.
 Te amenaza, humilla, grita o insulta. Te hace sentir culpable.
Te empuja, te tira del pelo o te pega.

Si aparece cualquiera de estos comportamientos o actitudes, estás en una relación violenta. Pedí ayuda. A medida que pasa el tiempo estas situaciones pueden reiterarse y volverse cada vez más frecuentes.

Violencias en entornos virtuales

dispositivos-moviles-01

Internet, whatsapp o las redes sociales pueden ser herramientas para comunicarnos y compartir nuestras vidas, pero también entornos donde el control y la violencia se multiplica. Podés estar experimentando abuso digital si la persona con la que estás:

Revisa tu celular o controla tus contactos en las redes sociales.
 Te manda mensajes agresivos o comenta tus posteos con agresiones.
 Usa sitios como Facebook, Twitter, Instagram y otros para controlarte.
 Te manda fotos con contenido sexual o videos que no querés y exige que vos también lo hagas.
Espía tus contraseñas o insiste para que se las des.
 Te presiona para que contestes sus mensajes todo el tiempo y si no lo hacés, desconfía de vos.

Sexting

El sexting es el intercambio de mensajes, fotos o videos personales con contenido sexual. Puede ser parte de un juego divertido y placentero, cuando las personas eligen hacerlo, pero si el mensaje empieza a compartirse sin consentimiento, rápidamente se convierte en otra cosa: una grave violación a la intimidad. En vínculos violentos, el material provisto por el sexting puede transformarse en fuente de chantaje o amenazas y derivar en extorsiones, grooming y discriminación.

NO SEAS CÓMPLICE

En las redes sociales las violencias pueden no ser detectadas a tiempo por quien las padece. Si vos sos testigo de alguna de estas situaciones:

No difundas ni compartas imágenes de personas con contenido sexual.
 Denunciá y reportá la publicación inmediatamente.
 Si te llega a un grupo de chat, no lo compartas.
 Si conocés a las personas involucradas, hablalo con ellas para acompañarlas y ofrecerles tu ayuda si necesitan.

Si fuiste víctima de un ciberdelito denuncialo: https://www.argentina.gob.ar/justicia/convosenlaweb/denuncia