Las ITS se pueden prevenir usando preservativo y campo de látex ¡USALOS SIEMPRE! y en caso de que tengas algunas de estas infecciones, son tratables y muchas de ellas se curan.

Hepatitis B – C

Las hepatitis virales son un grupo de infecciones que producen inflamación en el hígado. Los tipos más comunes de hepatitis virales son la A, B y C.

¿Cómo se previenen?

La hepatitis B se previene con una vacuna gratuita, disponible en todos los vacunatorios públicos del país. Tanto los bebés como las personas adultas deben vacunarse. También se previene usando preservativo y campo de látex en todas las relaciones sexuales (vaginales, orales y anales).
La hepatitis C aún no tiene vacuna. Se puede prevenir evitando compartir agujas o elementos corto punzantes con otras personas; y usando preservativo y campo de látex en todas las relaciones sexuales.

¿Cómo se detectan?

Las hepatitis no suelen presentar síntomas ni pueden detectarse por “los chequeos de rutina”. La única forma de diagnosticar el virus es con un análisis de sangre específico, que se realiza gratis en los hospitales públicos de nuestro país. La hepatitis B se diagnostica con un análisis de sangre específico que no forma parte de los exámenes médicos regulares. Existe un análisis de sangre que permite determinar si la persona infectada se recuperó completamente o desarrolló una infección crónica. Las personas con hepatitis B crónica corren un riesgo mayor de desarrollar enfermedades hepáticas a largo plazo.

¿Cómo se tratan?

Es importante detectar el virus precozmente para comenzar el seguimiento con un médico especialista, quien evaluará la necesidad de realizar un tratamiento. La hepatitis B puede controlarse con medicación en casi todos los casos.
Generalmente, la hepatitis B se cura espontáneamente en personas adultas , aunque nuestro organismo casi nunca puede eliminar por sí solo el virus.
Existen medicamentos disponibles, seguros y altamente efectivos para tratar ambos virus.
La hepatitis C puede curarse en más del 90% de los casos.